¿Quién va a responder de la crisis?

(by Manolo Agular): transcribo un interesante artículo de Carlos Carnicero publicado en El Plural.com:

La economía es una ciencia compleja que en situaciones de crisis obliga a casi todos a introducirse por sus secretos. La misma jerga es cosa de iniciados y hay muchos vocablos que incluso pudiendo traducirse, los elegidos los emplean en inglés, porque esa es la forma de pretender pertenecer a un club con tendencia a mirar por encima del hombro a sus semejantes.

<!–

Cada vez que se desmoronan los mercados o se produce el estallido de una burbuja –financiera, inmobiliaria, tecnológica…- uno tiende a mirar a los ayatolá de la economía para ver si tienen respuesta a una obviedad enigmática. ¿Si se venía hablando hace tanto tiempo de una sobrevaloración del mercado, ¿cómo es posible que a ninguna autoridad se le haya ocurrido otra cosa que celebrar el crecimiento de la economía que artificialmente producían esas burbujas? Me ha acordado estos días de aquellas declaraciones de Francisco Álvarez Cascos celebrando el alza de precios de la vivienda como una demostración de la fortaleza de la economía.

Ocurrió con la empresas punto.com. Subía como la espuma la expectativa de tener un “portal” que pudiera brindar servicios en la red sin que nadie se parara a pensar que, si era tan fácil adherirse a un servidor, ¿por qué la gente pagaba las acciones de esas empresas como si fueran oro en la época del descubrimiento de los yacimientos de Alaska?

El asunto es esencialmente cíclico. Unos espabilados diseñan planes para señalar el futuro del crecimiento económico y los demás acuden como corderos cuando las minas ya están vacías. Entonces se produce la caída del precio de las acciones de todas las compañías a niveles irrisorios en donde los tiburones “entran” de nuevo para esperar a que los movimientos especulativos que ellos mismos crean vuelvan a poner las acciones en unos valores imposibles que hagan estallar la
siguiente burbuja. Los escualos tienen la boca hecha agua al ver las caídas de la Bolsa y sólo esperan a calcular el suelo para empezar otra vez el mismo juego.

Da toda la impresión de que en esta ocasión los buitres se han pasado de listos poniendo en circulación productos financieros que tenían tanto riesgo que el sistema no acaba de digerir ese enorme empacho. Caen los históricos de la banca que aguantaron la crisis del 29, las guerras mundiales y cualquier otro terremoto financiero porque a lo que parece la magnitud de esta Tsunami no está todavía determinada. ¿Alguien lo sabe?

No hay responsabilidades en esta locura. Todos estos listos que han hecho fortunas millonarias manejando el dinero de los demás se van a ir a su casa sin devolver lo que se ha llevado. ¿No tienen ninguna responsabilidad los diseñadores de esta estrategia en el caos que se ha formado?.

El liberalismo viene a ser una patente de corso que determina que en la época de bonanza cualquiera pude llevarse los beneficios y las plusvalías de la colectividad y en la de quiebra los que se quedan en la ruina son siempre los que pierden el empleo y no podrán nunca volver a ser personas. Debiera haber un poder político que pusiera orden en esta locura.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

–>

Cada vez que se desmoronan los mercados o se produce el estallido de una burbuja –financiera, inmobiliaria, tecnológica…- uno tiende a mirar a los ayatolá de la economía para ver si tienen respuesta a una obviedad enigmática. ¿Si se venía hablando hace tanto tiempo de una sobrevaloración del mercado, ¿cómo es posible que a ninguna autoridad se le haya ocurrido otra cosa que celebrar el crecimiento de la economía que artificialmente producían esas burbujas? Me ha acordado estos días de aquellas declaraciones de Francisco Álvarez Cascos celebrando el alza de precios de la vivienda como una demostración de la fortaleza de la economía.

Ocurrió con la empresas punto.com. Subía como la espuma la expectativa de tener un “portal” que pudiera brindar servicios en la red sin que nadie se parara a pensar que, si era tan fácil adherirse a un servidor, ¿por qué la gente pagaba las acciones de esas empresas como si fueran oro en la época del descubrimiento de los yacimientos de Alaska?

El asunto es esencialmente cíclico. Unos espabilados diseñan planes para señalar el futuro del crecimiento económico y los demás acuden como corderos cuando las minas ya están vacías. Entonces se produce la caída del precio de las acciones de todas las compañías a niveles irrisorios en donde los tiburones “entran” de nuevo para esperar a que los movimientos especulativos que ellos mismos crean vuelvan a poner las acciones en unos valores imposibles que hagan estallar la
siguiente burbuja. Los escualos tienen la boca hecha agua al ver las caídas de la Bolsa y sólo esperan a calcular el suelo para empezar otra vez el mismo juego.

Da toda la impresión de que en esta ocasión los buitres se han pasado de listos poniendo en circulación productos financieros que tenían tanto riesgo que el sistema no acaba de digerir ese enorme empacho. Caen los históricos de la banca que aguantaron la crisis del 29, las guerras mundiales y cualquier otro terremoto financiero porque a lo que parece la magnitud de esta Tsunami no está todavía determinada. ¿Alguien lo sabe?

No hay responsabilidades en esta locura. Todos estos listos que han hecho fortunas millonarias manejando el dinero de los demás se van a ir a su casa sin devolver lo que se ha llevado. ¿No tienen ninguna responsabilidad los diseñadores de esta estrategia en el caos que se ha formado?.

El liberalismo viene a ser una patente de corso que determina que en la época de bonanza cualquiera pude llevarse los beneficios y las plusvalías de la colectividad y en la de quiebra los que se quedan en la ruina son siempre los que pierden el empleo y no podrán nunca volver a ser personas. Debiera haber un poder político que pusiera orden en esta locura.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: