Esperanza Aguirre y la rebaja de peonadas para acceder al subsidio agrario.

Ahora me explico el porqué de la paranoia mental de Esperanza Aguirre. Se ve que sigue cantando mucho lo de la “gallina Turuleca” de Miliki o que continua viendo los capítulos de la “gallina Caponata” de Barrio Sésamo. Algo que sin lugar a dudas le ha marcado su personalidad, propiciándole cierto desquicio que le hace salir de una sandez y meterse en otra.

 Ni ella ni el PP pueden apartar de su mente esa obsesión enfermiza por los andaluces y las andaluzas que, durante los últimos 32 años de democracia,  no han permitido que la derecha gobierne en Andalucía. Por ello no reparan en insultos a nuestra forma de vida, de ser o de expresarnos, a nuestra capacidad cultural o intelectual e incluso a nuestra forma de pensar políticamente.

 Pero ya…, lo de tratar a los trabajadores y trabajadoras del campo andaluz como “gallinas” y a la reducción de las peonadas para acceder al subsidio agrario de “migajas”, me parece aberrante. En definitiva, se trata de una afirmación más propia de un trastorno del intelecto que del sentido común de toda una presidenta de la comunidad de Madrid.

 Y es que en el PP siempre dicen una cosa y hacen lo contrario, si su cinismo no tiene límites, su desvergüenza tampoco. Ellos no tienen ningún pudor en, un programa de la televisión pública (Tengo una pregunta para usted),  comprometerse a visitar el municipio olivarero de Martos (Jaén), donde dijo Rajoy, que los problemas que está pasando el sector del aceite son los mismos que “está pasando desgraciadamente una parte muy importante del sector del campo en toda España” por lo que creía “que había que dar una batalla por el campo y no solo por razones exclusivamente económicas, sino en defensa del Medio Ambiente, de una forma diferente de vivir”.

Está claro que una cosa es la postura mediática, que no la real, de Rajoy en defensa del campo andaluz y otra muy diferente lo que realmente opinan de quienes trabajan en el campo. Sólo hay que comparar unas declaraciones y las otras. Por tanto es lamentable que Mariano no haya rectificado a Esperanza Aguirre ante este nuevo insulto a Andalucía, por que al final quién calla… otorga.

 Al PP le importa tan poco el campo, que no saben que Andalucía ha sufrido tres meses consecutivos de inclemencias climatológicas, de inundaciones y desbordamientos; que tales circunstancia han tenido efectos muy negativos en los cultivos y en el empleo, que las pérdidas de cosechas y de jornales han sido cuantiosas y por tanto la obligación de cualquier gobierno que se precie es la de intentar paliar la situación de los agricultores y de sus trabajadores.

No podemos olvidar que a la pérdida de rentas de los trabajadores, por no poder trabajar, se une un agravante, y es que no han podido conseguir las peonadas suficientes para acceder  al subsidio agrario, esa protección  que les permite subsistir durante seis meses al año.  Por tanto, no se trata ni de gallinas ni de migajas, sino de una protección por desempleo en el medio rural que es necesaria garantizar… aunque le pese a Esperanza Aguirre.

Así que una cosa es predicar y otra dar trigo…, eso lo saben bastante bien los andaluces y las andaluzas, por ello todavía no han confiado en el PP, ni espero lo hagan, porque aquí no nos gustan ni las personas insensatas ni las insensibles sociales, ni las que nos insultan.

Por cierto…, la gallina… ni Turuleca ni Caponata… se llama “Espe”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: