COMO GUARRO EN EL CHARCO

En una democracia, lo normal es que todas las fuerzas políticas inciten a la participación masiva de los ciudadanos en las urnas, ya que es en el pueblo, a través  de su voluntad colectiva y de sus representantes, donde reside el verdadero poder político.

Sin embargo en Andalucía, el Partido Popular practica la “involución democrática”, la no participación, el hartazgo, la desafección… de los ciudadanos de la vida política. Y este proceder lo llevan a cabo los “populares”, aún siendo conscientes que sólo desde la toma de decisiones políticas se pueden mejorar las condiciones sociales de aquellas personas que verdaderamente lo están pasando mal.

Evidentemente, esta forma de actuar de Arenas obedece a una estrategia predeterminada, perfectamente estudiada y que por tanto tiene su justificación. Cuando el “señorito” analiza las encuestas observa con total nitidez que su techo electoral es el que es, y llega a la conclusión que Andalucía no es de derechas (no es como el cortijo  de mamá) por tanto su objetivo no es tanto ganar votos sino más bien propiciar un ambiente de “asqueo político” para que la gente se quede en su casa y no acuda a depositar su voto en la urna, cuestión ésta que unida a la fidelidad de su electorado cree podría propiciar una victoria del PP. Por supuesto todo ello elevado a la máxima, o a la desesperación, del “ahora o nunca”.

Digo esto porque la mayoría de los andaluces y de las andaluzas son conscientes que Arenas no tiene ningún interés en que se aclaren las ayudas a la empresa Matsa porque ya se pronunció al respecto el Tribunal correspondiente y dijo que no había caso, pero ahí sigue erre que erre. Ni tiene ningún interés en que se aclaren las cuestiones de la formación cuyos fondos son los que más controles pasan y por tanto sabe que no va a salir nada, pero ahí sigue dale que te pego. De la misma forma que tampoco van a conseguir nada en el caso de los ERE,s porque está siendo la Junta de Andalucía quién ha tomado la iniciativa denunciando las irregularidades ante la justicia y entregando la documentación al tribunal de cuentas para que actúen con contundencia y como dice el Consejero de Empleo Manolo Recio, que “caiga quién caiga”. Por cierto… expresión que nunca se le ha oído a Rajoy ni Arenas en los verdaderos casos de corrupción que sí afectan al Partido Popular.

En definitiva Arenas no quiere aclarar nada, sólo pretende sostener en el tiempo situaciones de medias verdades, insinuaciones y acusaciones infundadas con el objetivo de hacer de la vida pública andaluza un barrizal, elemento en el que por cierto parecen sentirse muy a gusto… como si fuera su ambiente natural. En mi pueblo a eso lo llaman sentirse “como guarro en el barro”. Lo que realmente pretende Arenas es ganar unas elecciones no convenciendo a los ciudadanos con propuestas, sino alimentando dudas, mentiras y discordias para que las personas pierdan la confianza en la política y no ejerzan la máxima expresión en democracia que es el voto. Arenas es consciente que sólo así podría cumplir ese sueño que se le lleva resistiendo durante treinta años.

Y es que Arenas, así como el resto de la plantilla, está  llevando el cinismo y la desvergüenza política a unos límites sin parangón en la historia de la política andaluza y española. Esas malas artes aquí no gustan, por eso estoy convencido que, por mucho que lo intente don Javier, cuando llegue el momento los andaluces dirán “no pasarán” y para ello tomarán la mejor arma que tiene la democracia… su voto.

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: