REIVINDICANDO UN SOBRESUELDO

En la hemeroteca de la historia política española y andaluza habrán existido momentos bochornosos, pero creo que como el vivido ayer en el Parlamento andaluz, ninguno. Me parece ofensivo y vergonzoso que cien alcaldes del PP acudan a la sede parlamentaria de los andaluces a reivindicar sobresueldos, sobre-dietas y sobrecomplementos, en un momento de crisis en el que muchas personas están sin salario y sin protección por desempleo.

Y es que en la derecha no sólo se creen seres superiores en lo político y en lo social, sino que además y sobre todo tienen que diferenciarse del resto de los mortales en lo económico. No en vano el PP ha hecho, como una práctica habitual, que sus máximos responsables cobren “duplicidad y triplicidad” de salarios, dietas y complementos. Entre ellos tenemos a Rajoy, Cospedal, Arenas y un largo etc, que son la clase VIP de la política y de la incongruencia porque a su vez tienen la cara dura de hablarle a los ciudadanos de austeridad.

Por tanto la cúpula del PP está dando un ejemplo que sienta precedentes. Arenas no puede defender ahora “una persona-un cargo-un salario” por que él no practica con el ejemplo. Es más, imagino que el reto de todos sus alcaldes será aspirar al salario que cobra su líder o al menos a seguir cobrando por dos o tres sitios.

Pero lo peor de todo esto no es el enriquecimiento mediante la política, es que además Arenas trata con desprecio a los andaluces. Un desprecio que se traduce en intentos permanentes de engañar a nuestra gente. El campeón propuso en 2004 y en 2008 que en política una persona tuviera un solo cargo. Hoy se desdice y defiende la duplicidad de cargos, de salarios de complementos y de dietas. No solo lo defiende, sino que además moviliza a cien alcaldes para seguir reivindicado su sobresueldo personal y el de sus 17 alcaldes. Por tanto Arenas lleva siete años mintiendo a los andaluces con la incompatibilidad de cargos.

Arenas ha realizado constantes llamamientos a la austeridad. Incluso llegó a decir que en Andalucía nadie debía ganar más que el presidente Griñán y mira por donde, cuando se conoce su declaración de renta, por valor de casi 30 millones de las antiguas pesetas al año, resulta que cobra casi el doble que nuestro presidente dela Junta.Otramentira más, pues pedía austeridad para todos los andaluces menos para él.

Y nos ha mentido también al hablar y pregonar a diestro y siniestro la transparencia. Claro que una cosa es pregonar y otra bien diferente dar trigo. Porque Arenas se vio entre las cuerdas cuando el presidente Griñán entregó sus tres últimas declaraciones de renta antela Mesadel Parlamento. A partir de entonces al campeón de las mentiras se le cayó el mundo encima. Incluso llegó a “hacerse trampas en el solitario” buscando a un notario amigo para intentar justificar lo injustificable y es que por muchas vueltas que le de, Arenas gana en torno a los 178.000 € anuales.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que Arenas no es una persona de fiar pues siempre dice lo contrario de lo que realmente hace. Una persona que aspira a ser presidente de los andaluces no puede ser un mentiroso compulsivo. Y es que el campeón se ha convertido en un fraude como persona y como político.

Todo esto nos lleva también a la conclusión de que en este momento, en el que muchas personas han perdido su empleo, en el PP, que se les llena la boca de solidaridad y ayuda a los que no tienen, no están dispuestos a perder parte de sus privilegios. En definitiva, nos lleva a la conclusión de que en el PP se teoriza muy bien pero se practica muy mal.

El top 5 salarial de la cúpula del PP.La austeridad pregonada…

Desde la llegada de Cospedal a la Secretaría General del PP, los sueldos de los dirigentes se han disparado
 
Lujo y nóminas millonarias en la ‘Séptima Planta’ de Génova
 
Desde la Secretaría General del PP se autoriza todos los meses el pago de nóminas y gastos corrientes y de funcionamiento del partido, que pasan también por las manos de la Tesorería ‘popular’. Ambos departamentos, regidos por María Dolores Cospedal y José Manuel Romay Beccaría (sustituto de Luis Bárcenas, imputado por supuesta corrupción), libran todos los años varios millones de euros para el pago nominal de la cúpula directiva que ocupa lo que en la sede conservadora de la calle Génova se conoce como ‘Séptima Planta’ o planta noble, donde Rajoy, Cospedal, Mato, Arenas o Pons tienen sus respectivos despachos.
 

No hay ni un solo miembro de la cúpula de PP con despacho abierto en la llamada Séptima Planta de la sede nacional que no esté pluriempleado y, por lo tanto, que no reciba un mínimo de dos sueldos, uno público (bien por el Senado, bien por el Congreso) y un segundo semipúblico que complementa mensualmente el partido a la élite directiva que ocupa esta planta noble, donde el lujo y las abultadas nóminas de sus moradores son el pan nuestro de cada día.

Un mínimo de 600.000 euros
De esta forma, ELPLURAL.COM ha podido saber que todos los años las arcas “populares”, nutridas en un 90% por dinero público (de los 82,3 millones de euros que destina el Estado a los partidos políticos, el PP recibió el año pasado 35 millones de euros), reservan un mínimo de 600.000 euros para pagar las nóminas de la “crème de la crème” de su Comité Ejecutivo (Rajoy, Cospedal, Mato, Pons y Arenas), que perciben cantidades atendiendo a su rango y cargo, como si se tratara de una casta especial que vive de espaldas al resto del edificio de la madrileña calle Génova.

Millonaria renovación de la planta noble
Casta que para Cospedal habitaba una superficie inapropiada al glamour político del Comité Directivo del PP. De ahí que lo primero que hiciera al tomar posesión de la Secretaría General del partido fuera emprender una costosa remodelación y redistribución de la Séptima Planta, con la sustitución del antiguo mobiliario por un diseño vanguardista que, según fuentes del partido, “costó un ojo de la cara”. Pero cualquier inversión era poca para albergar a la élite “popular”, incluida la contratación de destacados captadores de tendencias.

En el top número 1: Rajoy y su medio millón
Así las cosas, el top ten salarial de la Séptima Planta está encabezado por el presidente del partido, Mariano Rajoy, cuyos ingresos forman parte de uno de los secretos mejor guardados del país. Aún así, sabemos que el PP le paga un sueldo de 150.000 euros (dietas y representación aparte), que sumado a los cerca de 70.000 por su condición de diputado nacional, más los probables 325.000 en su calidad de registrador de la propiedad, nos arroja un saldo superior al medio millón de euros, todo un récord para un político en activo.

En el top número 2: Cospedal y sus 225.000 euros
Pero en la Séptima Planta el mayor sueldo del PP no es el del “jefe”. No, la mayor retribución corresponde a la secretaria general, María Dolores Cospedal, que el año pasado declaró haber ingresado 167.864,98 euros procedentes de las arcas del PP. Cantidad a la que renunciará “cuando proceda” y que suma ahora a los 87.707,33 euros que son los que recibía su antecesor en la Presidencia de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda. De mantener ambos sueldos, que la ley le permite, Cospedal pasaría a ganar 255.000 euros, 25.000 más que los declarados en 2010.

En el top número 3: Mato y sus 190.000 euros
La tercera nómina de la planta noble tiene como propietaria a la “niña mimada” del presidente; esto es, a la vicesecretaria de Organización y Electoral, Ana Mato, que a su sueldo de diputada por Madrid (cerca de 70.000 euros) hay que añadir la cantidad aproximada de 120.000 euros que recibe del partido. Un devengo ligeramente superior al percibido por los otros dos vicesecretarios.

En el top número 4: Arenas y sus 178.179 euros
Tal es el caso del vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas, que tras pedir a todos los diputados, alcaldes y concejales de Andalucía que se bajaran el sueldo, ahora sabemos que no se aplica su propia medicina y cobra, además de 69.310,64 euros del Senado,  un complemento aportado por el PP que solo el año pasado ascendió a 95.674, más otros 10.000 euros de indemnización de la Cámara autonómica, lo que le convierte en el diputado andaluz mejor pagado, incluido el presidente Griñán, que cobra 85.131 euros

En el top número 5: Pons y sus 170.000 euros
Cierra la lista de la casta dineraria de la Séptima Planta, Esteban González Pons. Aquel que dijo que su padre era un pensionista con problemas para llegar a fin de mes, se embolsa todos los años el sueldo de diputado nacional por Valencia, superior a los 70.000 euros, más otros posibles 100.000 (cantidad aún por precisar por el PP, pero que no puede ser inferior a la recibida por Arenas, 95.674) por su condición de el vicesecretario de Comunicación.

Y eso sin contar a todo el Comité Ejecutivo
Si a estas nóminas les agregamos los sueldos de otros miembros del Comité Ejecutivo del PP, como los coordinadores de área Juan Carlos Vera, Cristóbal Montoro, FedericoTrillo-Figueroa, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete y Jorge Moragas, entre otros, la mayoría también diputados pluriempleados en el PP, entones, la nómina se eleva a varios millones de euros. Todo ello en aras de la austeridad reivindicada por Cospedal en Castilla-La Mancha.

El Plural.com

AYER ERAN NECESARIOS…HOY SON ENCHUFADOS

Mi pasada trayectoria sindical, a la vez que me permitió conocer las condiciones laborales de muchos trabajadores también me llevó, en multitud de ocasiones, a tener que defender sus legítimos derechos y reivindicaciones.

Recuerdo allá por los años ochenta, cuando determinados trabajadores eran contratados para la luchar contra los incendios forestales en Andalucía. Hombres y mujeres que sin los medios personales y materiales adecuados, vigilaban y apagaban fuegos en el monte, sin derechos laborales, sin estabilidad en el empleo y cobrando el exiguo salario del campo. Sin embargo, hoy que se ha conseguido la profesionalización a través de la empresa pública EGMASA de un colectivo como el del Infoca, cuyo operativo  es la envidia del resto de comunidades autónomas, ahora se les insulta llamándolos enchufados.

Recuerdo allá por los años noventa cómo un colectivo de veterinarios, en condiciones leoninas y sin derechos, trabajan hasta la extenuación y sin horarios en las campañas de sanidad animal para proteger la salud de los consumidores, en definitiva de todos nosotros. Pero hoy, que han conseguido afianzar sus condiciones y derechos laborales a través de la empresa pública DAP, son insultados y se les llama enchufados.

Tampoco puedo olvidar como hace unos siete años se creó FAFFE con el objetivo de universalizar el derecho a la formación profesional en Andalucía, con el fin de que este tipo de formación llegase a cualquier persona y a cualquier rincón de nuestra tierra. Una Fundación en la que prestan su servicio profesionales que no tienen inconveniente en trabajar hasta las diez de la noche impartiendo formación, en realizar acciones formativas los fines de semana, o en tener más de doce horas abiertos los centros para que ni los horarios, ni la jornada laboral sean impedimentos a la hora de poder acceder a formarse y obtener una mejor cualificación. Sin embargo hoy esos profesionales son insultados, ultrajados y calumniados con la etiqueta de enchufados.

Por lo tanto, me apena y me ofusca, conociendo la trayectoria de estos trabajadores/as, que ahora,  como mecanismo de confrontación y por interés exclusivamente político se utilice la dignidad de estas personas como arma electoral o para la reivindicación laboral. Me parece tremendamente injusto que hasta hace poco tiempo, la sociedad andaluza, incluida la clase política, alabase la función de estos profesionales y hoy, a consecuencia del barrizal político en el que nos tiene inmersos el PP, se esté cuestionando la profesionalidad de los mismos.

Pero lo más lamentable, e indigno es que algunos basen sus reivindicaciones laborales en echar a otros trabajadores a la calle, por que según ellos han cometido el delito de ser “enchufados” ¡Vamos… como si les fuesen a quitar éstos el puesto de trabajo!

Por tanto creo que es absolutamente injusto el linchamiento al que están siendo sometidos los trabajadores de las empresas públicas andaluzas, los cuales estoy convencido que en su inmensa mayoría no son afiliados al PSOE, yo diría que ni siquiera simpatizantes.

            Por que,  evidentemente, la afiliación política no debe ser un elemento que favorezca el acceso al trabajo, pero tampoco ha de ser un lastre para encontrarlo o un argumento para el despido. Con esto quiero criticar la desfachatez del PP en Andalucía que pretende instaurar un ambiente de “presunción de culpabilidad” mediante la cual ser afiliado al PSOE es sinónimo de enchufado. Una afirmación que además de malévola y perversa, atenta contra al dignidad de las personas y por supuesto contra la profesionalidad de las mismas.

¡QUÉ ILUSOS LOS CURAS DE CAJASUR!

Todos somos conscientes de la capacidad del PP para enredar, embrollar, mentir etc, con tal de salirse con la suya. Pero que “se la den” a los curas del Cabildo eso es ya para nota. Yo diría que se trata de una obra maestra.

Qué habrán tenido que contarle los del PP a los curas para que cambiaran un acuerdo con Unicaja, que garantizaba su estatus, la obra social y una suma importante de dinero, por sólo un montante irrisorio de 67 céntimos que es la valoración por el Banco de España de los bienes que le quedan al Cabildo de CajaSur después del agujero. O bien  han sido embaucados por un trilero, o hay prebendas, o es que son tontos, que lo dudo.   

Imagino la reunión de Arenas y Nieto con los curas, recordando como el PP tuvo que inventarse una Ley para sacar a CajaSur de Andalucía. Imagino esa mesa camilla donde unos y otros se conjuraban para que la Caja no cayese en manos andaluzas… “antes el diablo que los rojos”, y mientras tanto el abogado Trillo, maestro en estos menesteres, ilusionando a los curas otorgándoles más poder si la fusión se daba con una Caja de una Comunidad amiga… es decir gobernada por el PP. Pero si esto falla, no os preocupéis, les dirían, tenemos un plan B, siempre podréis reclamar vuestro patrimonio que asciende a veinte millones de euros, así, del tirón…Y si esto fallara está el plan C que consiste en encadenar, nunca mejor dicho, “un rosario” de recursos para prolongar esto en el tiempo, hasta que lleguemos al poder, que será pronto diría Arenas, y entonces serán repuestos todos vuestros derechos.

Así, los curas que no querían ver rojos en la Caja y con los ojos llenos de dinero, contra todo pronóstico y con la ayuda del PP, tumbaron la fusión de CajaSur con Unicaja para satisfacer los intereses políticos de Javier Arenas y Nieto en sus pretensiones de desgastar al gobierno andaluz sin importarle el daño generado a la economía de nuestra tierra.

Primero llegaron los tragos dulces, el brindis con champán para unos (la Caja no se queda en Andalucía) y después el trago amargo para otros… la Caja no cayó en manos amigas. Entonces el Plan B, reclamemos nuestro patrimonio ¿Cuánto han dicho ustedes? ¿20 millones?… 67 céntimos de euro. Bueno pues el Plan C, los recursos…, siendo Nieto el único político en afirmar que “la iglesia tenía derecho a reclamar lo que crea que es suyo” ¡claro que va a decir después de meterlos en el embrollo! De tal manera que ya sólo les queda la ilusión de ganar las elecciones para resarcir a los curas.

Pero la cosa no queda ahí,  Nieto en una salida a la desesperada en defensa del Cabildo, a los que tiene toda la pinta de haber timado, critica según él la “absoluta incapacidad e indolencia” del Banco de España, al dejar a Cajasur “despeñarse durante cinco años”. Y esto ya es demasiado… o sea, la culpa de que un ladrón robe es de la policía porque lo deja robar…

Me parece que con esta afirmación ni va a conseguir desviar la atención sobre los curas ni sobre él mismo en cuanto a su responsabilidad en la mala gestión de CajaSur, ni va a poder tapar su treta sobre la fusión, ni va a poder enredar a los ciudadanos como lo ha hecho con el Cabildo. Porque al final lo que va a quedar de todo esto es la actuación indigna y desleal de un candidato a la alcaldía de una ciudad a la que ha traicionado.

QUÉ ES AUSTERIDAD PARA EL PP

Recientemente Javier Arenas ha propuesto al Gobierno un pacto de austeridad. Pero de esto, como de todas las propuestas de los populares en esta coyuntura de crisis, sólo conocemos el envoltorio y no el contenido. Algo que se ha convertido ya en una práctica habitual para no tener que mojarse con propuestas concretas ante la ciudadanía.

 Y claro, antes de hablar de ello habrá que conocer qué entiende cada uno por austeridad. Es necesario saber qué significa austeridad para ese amplio segmento social de personas conservadores, con elevado poder adquisitivo a las que representa el PP. Supongo, que cuando esas personas de economía bien saneada hablan de austeridad, estarán pensando en no comprarse el Rolex, en quitar de la cesta de la compra el marisco, en veranear en el caribe en vez de indonesia o Estados Unidos… es decir en una serie de cuestiones que nunca estarán al alcance de la mayoría de los ciudadanos.

 Sin embargo, para las personas desempleadas o para las familias que han visto reducir sus ingresos económicos, la austeridad ya le llega por el hecho en sí de haber perdido su empleo o de haber visto mermado su poder adquisitivo. Y en este caso el “abroche” de cinturón se refleja en la cesta de la compra de productos de primera necesidad, que bajan en cantidad y a veces en calidad con predominio de las marcas blancas;  en la compra de ropa que se reduce y además suele ser de mercadillo; en el ocio, incrementándose los “paseos” por el barrio pero recortando el consumo; en las vacaciones con sólo un fin de semana en una playa malagueña, o bien acoplados a una excursión dominguera en autobús…

 En definitiva dos formas muy diferentes de ver y padecer la austeridad. Por eso estoy convencido que no piensan de la misma forma el PP y el PSOE cuando aplican la austeridad en la acción política, ya que por ejemplo Arenas la pide en Andalucía pero no se la exige a Camps o a Aguirre que tienen a sus Comunidades Autónomas bastante más endeudadas que la nuestra. Piden austeridad municipal pero sin embargo el Ayuntamiento de Madrid es el más en endeudado de España. Piden reducciones del gasto “superfluo” mientras que la alcaldesa de Marbella se gasta 10.000 euros mensuales en una revista propagandística y sólo 5.000 euros al año para los colegios. O el caso de Teófila en Cádiz que es la alcaldesa que más gasta en publicidad porque pone una valla en cada obra pública que se ejecuta en el municipio, aunque no sea suya.

 Arenas también habla de austeridad en la campaña electoral y sin embargo cada dos por tres montan un macro espectáculo que si eso es austeridad será porque les regalarán todos los gastos que suponen organizar un evento de ese tipo. Por ejemplo en Córdoba, el candidato del PP a la alcaldía de la capital ha empezado a pasearse por los barrios cordobeses en una “austera” caravana o autobús que a lo mejor alguien le ha prestado gratuitamente.

 Por tanto da la impresión que en el PP dicen una cosa y hacen la contraria, o a lo mejor es que yo no entiendo bien el concepto de austeridad que tiene la derecha, pero miedo me da oírlos hablar de ello, porque de lo que sí estoy convencido es que la austeridad que piden no es para ellos, sino para otros….

EL PP NOS TOMA POR TONTOS A TODOS…

En el partido popular, a falta de propuestas para luchar contra la crisis, han decidido convertirse en maestros de la instrumentalización política de las desgracias. Es tal su pericia que no pierden una oportunidad para deformar cualquier mensaje y utilizarlo como arma arrojadiza.

Como los “populares” no pueden negar la evidencia de que se ha redoblado la protección de las personas desempleadas, ahora adulteran una frase del presidente del gobierno para montar uno de sus habituales circos en el Senado. El espectáculo lo ha protagonizado Pío García-Escudero que ha preguntado a Zapatero si toma por tontos a los parados cuando éste afirmó que “los parados en formación están trabajando para el país”.

Que la educación y la formación la pagamos todos los ciudadanos creo que es una evidencia innegable incluso para el PP, por tanto no es ninguna tontería decir que quienes estudian o se forman para el empleo se están esforzando, o están trabajando, para prestar un futuro servicio a su país. El país ofrece la posibilidad de formarse y quién se forma debe esforzarse, debe trabajar, para adquirir conocimientos y luego devolverlos a quién le ha ofrecido esa oportunidad. Por ello no creo que la afirmación de Zapatero suponga llamar tontos a los parados, sino que más bien ha puesto en valor la importancia de la formación.

Sin embargo si voy a reflexionar sobre lo que es tomar por tontos a la gente. Recientemente, durante una reunión del comité ejecutivo regional del partido popular celebrada en Jaén, Javier Arenas presentó diez nuevas medidas, según él, para luchar contra la crisis en Andalucía. Se trata del enésimo “traje nuevo del emperador” que confecciona.

Arenas vuelve a mencionar entre otras cuestiones, un Plan de empleo juvenil que no concreta, mejoras en la educación que tampoco especifica y así sucesivamente un cúmulo de inconcreciones o repeticiones de proyectos en los que ya trabaja la Junta de Andalucía.

Por tanto Arenas, sólo se dedica a confeccionar permanentemente trajes que no existen y que quedan sólo en un discurso oportunista, vacío y carente de contenido, tan falso como el traje del cuento infantil de Hans Christian Andersen que he enunciado anteriormente.

 La diferencia es que mientras Arenas dice tener, una y otra vez, algo que nadie ve, el presidente Griñán confecciona y adopta medidas palpables, acordes a la situación real, a los verdaderos problemas y con un patrón cuyo objetivo es frenar la destrucción de empleo, fomentar la actividad empresarial y afianzar los pilares básicos de bienestar social de los andaluces y las andaluzas.

Y es que el PP se ha transformado en el telar donde los dos pícaros tejedores, Rajoy y Arenas confeccionan el traje invisible creyendo que la gente es tonta y que no se va a dar cuenta de la farsa. Pero los ciudadanos, igual que el niño del cuento, saben que la prenda no existe, que están engañando al pueblo y que pagarán cara su mentira.

Al Partido del Pánico sólo le interesa la Banca y la Moncloa.

Es lamentable que la principal fuerza política de la oposición se dedique permanentemente a generar alarma social. Lo está haciendo con la economía, con el sector financiero, con el estado de derecho, con la convivencia pacífica de las autonomías, con la salud y ahora le ha tocado a las relaciones exteriores con un país vecino, Marruecos. Pero ya nada extraña porque se trata de una estrategia electoralista que ha convertido al PP en el Partido del Pánico, cuyo único objetivo es propiciar desánimo en la ciudadanía y desapego de la política.

 Que a Rajoy, Cospedal, Arenas, Montoro y Pons le traen al fresco la acción contra la crisis es una evidencia, porque al PP ahora mismo sólo le interesan dos cosas: la Banca y la Moncloa.

 Y a las pruebas me remito… en estos dos largos años de crisis Rajoy sólo ha pactado dos cosas con Zapatero, el rescate del sector financiero español y la modificación de la Ley de Cajas de Ahorro, cuestiones que ponen de manifiesto cuales son los verdaderos intereses del PP. Porque en Andalucía sucede lo mismo, Arenas sólo está poniendo todo su énfasis en el sector financiero. Es en la única materia en la que muestran cierta disponibilidad a pactar, aunque luego brindan con champán cuando una caja, como CajaSur, sale de Andalucía.

 Lo demás no va con ellos… Las inversiones públicas para dinamizar la economía y frenar la destrucción de empleo como el Plan E, o el Proteja en Andalucía… eso es un despilfarro que sólo sirve para acerados dicen, pero sin embargo todos sus alcaldes han puesto la mano para recibir estos fondos; las líneas de incentivos a la actividad emprendedora y los autónomos las critican; en cuanto al incremento de la protección por desempleo comentaron que es incentivar el paro; en la reforma del mercado de trabajo, después de autoproclamarse como el partido de los trabajadores, sólo se mojan para recortar derechos como el de huelga y así sucesivamente.

  En fin, como se puede ver el PP no han querido pactar nada que suponga, en estos momentos de crisis, darle oxígeno a la economía, a las PYMES, a los autónomos o a las personas desempleadas, porque ellos son de la opinión que cuanto peor le vaya a España mejores sarán sus expectativas electorales. Ahora bien por la Banca si se mojan…

 Y el otro interés desmedido es la Moncloa, ese sillón ansiado por Rajoy que pretende conseguirlo instando constantemente al anticipo electoral, para ocupar la sede de la presidencia del gobierno de España “sin despeinarse”. Una actitud absolutamente irresponsable y mezquina cuando desde la oposición se tiene la basa democrática de la moción de censura. Pero tal y como han reconocido no tienen apoyos suficientes para presentarla. ¿Porqué?, porque el PP no es creíble, porque no tiene un plan para sacar a España de la crisis y porque el único proyecto político que tienen es el del oportunismo, y eso lo saben todos los partidos de la oposición y la mayoría de los ciudadanos.