¡QUÉ ILUSOS LOS CURAS DE CAJASUR!

Todos somos conscientes de la capacidad del PP para enredar, embrollar, mentir etc, con tal de salirse con la suya. Pero que “se la den” a los curas del Cabildo eso es ya para nota. Yo diría que se trata de una obra maestra.

Qué habrán tenido que contarle los del PP a los curas para que cambiaran un acuerdo con Unicaja, que garantizaba su estatus, la obra social y una suma importante de dinero, por sólo un montante irrisorio de 67 céntimos que es la valoración por el Banco de España de los bienes que le quedan al Cabildo de CajaSur después del agujero. O bien  han sido embaucados por un trilero, o hay prebendas, o es que son tontos, que lo dudo.   

Imagino la reunión de Arenas y Nieto con los curas, recordando como el PP tuvo que inventarse una Ley para sacar a CajaSur de Andalucía. Imagino esa mesa camilla donde unos y otros se conjuraban para que la Caja no cayese en manos andaluzas… “antes el diablo que los rojos”, y mientras tanto el abogado Trillo, maestro en estos menesteres, ilusionando a los curas otorgándoles más poder si la fusión se daba con una Caja de una Comunidad amiga… es decir gobernada por el PP. Pero si esto falla, no os preocupéis, les dirían, tenemos un plan B, siempre podréis reclamar vuestro patrimonio que asciende a veinte millones de euros, así, del tirón…Y si esto fallara está el plan C que consiste en encadenar, nunca mejor dicho, “un rosario” de recursos para prolongar esto en el tiempo, hasta que lleguemos al poder, que será pronto diría Arenas, y entonces serán repuestos todos vuestros derechos.

Así, los curas que no querían ver rojos en la Caja y con los ojos llenos de dinero, contra todo pronóstico y con la ayuda del PP, tumbaron la fusión de CajaSur con Unicaja para satisfacer los intereses políticos de Javier Arenas y Nieto en sus pretensiones de desgastar al gobierno andaluz sin importarle el daño generado a la economía de nuestra tierra.

Primero llegaron los tragos dulces, el brindis con champán para unos (la Caja no se queda en Andalucía) y después el trago amargo para otros… la Caja no cayó en manos amigas. Entonces el Plan B, reclamemos nuestro patrimonio ¿Cuánto han dicho ustedes? ¿20 millones?… 67 céntimos de euro. Bueno pues el Plan C, los recursos…, siendo Nieto el único político en afirmar que “la iglesia tenía derecho a reclamar lo que crea que es suyo” ¡claro que va a decir después de meterlos en el embrollo! De tal manera que ya sólo les queda la ilusión de ganar las elecciones para resarcir a los curas.

Pero la cosa no queda ahí,  Nieto en una salida a la desesperada en defensa del Cabildo, a los que tiene toda la pinta de haber timado, critica según él la “absoluta incapacidad e indolencia” del Banco de España, al dejar a Cajasur “despeñarse durante cinco años”. Y esto ya es demasiado… o sea, la culpa de que un ladrón robe es de la policía porque lo deja robar…

Me parece que con esta afirmación ni va a conseguir desviar la atención sobre los curas ni sobre él mismo en cuanto a su responsabilidad en la mala gestión de CajaSur, ni va a poder tapar su treta sobre la fusión, ni va a poder enredar a los ciudadanos como lo ha hecho con el Cabildo. Porque al final lo que va a quedar de todo esto es la actuación indigna y desleal de un candidato a la alcaldía de una ciudad a la que ha traicionado.

BBK Y CAJASUR, MOMENTO DE RESPONSABILIDADES

Una vez cerrado definitivamente el culebrón de CajaSur, es inevitable que la sociedad cordobesa exija responsabilidades a todos y cada uno de los actores que algo hayan tenido que ver en la resolución final del asunto.

Yo particularmente quiero empezar por lo primero, por aquellos irresponsables, sancionados por el Banco de España  (entre los que se encuentra un aspirante a gobernar la ciudad, el Sr. Nieto) que consintieron y aprobaron que la caja asumiera un brutal riesgo en operaciones inmobiliarias, ocasionándole un volumen importante de pérdidas y un incremento de la morosidad.

Acto seguido continuaría por el Banco de España por no haber tenido mano dura con estos personajes que llevaron  la caja a la ruina, porque esa tibieza al final ha propiciado un segundo “despropósito” o irresponsabilidad y es que, “casi” los mismos actores, de nuevo se han pasado por debajo de sus vergüenzas “la obligación de fusionar a CajaSur con Unicaja”.

Por cierto…, aquí meto de lleno otra vez al partido popular porque uno de sus consejeros no apostó por la fusión a pesar de que al PP se le llenaba la boca de “CajaSur andaluza”, de Arenas haciéndose fotos abriéndose una cuenta…en fin de predicar, pero no dar trigo. Ni tampoco puedo olvidar que, en su momento, Aznar se inventó una ley para sacar a esta caja de Andalucía.

Y en todo esto… la mayor de las responsabilidades, en absoluta connivencia con el PP, la del cabildo catedralicio de Córdoba que como si se tratara de una película del salvaje oeste “la mató porque era suya”. Nadie olvida que en todo ello había una máxima  que tanto los curas como el PP compartían…, cualquier cosa salvo que  CajaSur estuviese bajo el amparo de las leyes andaluzas. Si no ¿cómo se explica la actitud del PP, la doble moral y el cinismo que han mantenido en torno a la caja, que incluso Cristóbal Montoro llegó a aplaudir una fusión con Cajamurcia?.

Tampoco quiero dejar atrás a Unicaja que imagino habrán hecho el mayor de los esfuerzos por quedarse con CajaSur, pero que como se ha podido comprobar tampoco ha sido suficiente para que la caja se quedase en Andalucía.

Y por último reprocharle al PSOE la excesiva responsabilidad que ha asumido para que la caja cordobesa se quedase en nuestra tierra, el exorbitante ímpetu que le ha puesto al asunto, a sabiendas de que se trataba de una materia en la que su capacidad de influencia era nula porque a nadie se le escapa la independencia de la que gozan los consejos de administración de cajas, el FROB y el Banco de España.

Pero he de reconocer que el único que ha puesto toda la carne en el asador para que la caja se quedara en Andalucía ha sido el PSOE-A, y concretamente un cordobés, Rafael Velasco. Los demás… sólo fotos, discursos vacíos y haciendo política mezquina con la caja…, todo lo contrario de lo que decían, porque para el PP lo importante era el oportunismo político. Si CajaSur se quedaba entonces dirían que ellos habían apostado por eso, pero si no se quedaba entonces el discurso sería, el que ha sido, que el responsable era Pepe Griñán.

No obstante todavía no se ha dicho la última palabra sobre CajaSur, algunos van a tener que responder ante el Banco de España por las decisiones que han adoptado, y otros como el Sr. Nieto lo van a tener que hacer dos veces. En ese momento, en el que el Banco de España depure responsabilidades será cuando algunos como el cabildo catedralicio, los impositores y el PP tendrán que pedirle disculpas a la sociedad cordobesa por haber lanzado a CajaSur fuera de Córdoba y de Andalucía.

LA PALOMA DE CAJASUR SE CONVIRTIÓ EN GAVIOTA…

La historia de  CajaSur ha puesto de manifiesto que hay curas pobres y curas ricos. Curas que viven una vida austera, dedicados a su iglesia, a sus feligreses y curas que viven a cuerpo de  “banquero” dedicados a la especulación financiera para ir dando “pelotazos económicos”.

  Hay curas que viven por y para las personas y otros que se dedican a arruinarlas, que es  lo que hubiera pasado si el gobierno no hubiese articulado el Fondo de Rescate (FROB) para bancos y cajas con problemas, porque los curas de CajaSur, con la complicidad del PP, han generado un agujero de casi 600 millones de euros que, finalmente ha dado lugar a la intervención del Banco de España. Por tanto ese es, y no otro, el origen de todo lo que está pasando…, una mala gestión financiera por invertir, con demasiados riesgos, en el ladrillo.

 Pero, como no entiendo del tema, no voy a entrar en todo el galimatías de la fusión ni de la intervención, por tanto mi reflexión va a ser mucho más primaria.

 Vamos a ver… es una evidencia que los curas más conservadores siempre han estado pegados a la derecha, y cuanto más de “derechas” fuera el gobierno más se pegaban, y si eran dictadores… entonces ya hasta se pisaban la sotana corriendo tras ellos.

 Y ahora… ¿porqué se extraña la gente de la actitud de los curas de CajaSur?. Estos curas, que no son progresistas sino banqueros, han hecho lo que algunos de ellos vienen haciendo desde hace mucho tiempo. ¿O a caso se nos olvida que ya en su momento, Aznar  modificó una ley para que CajaSur abandonara la tutela de Junta de Andalucía  y estuviera bajo “su manto protector”?.

 Pero es que alguien, a estas alturas, duda de la connivencia de los curas de CajaSur con Nieto, Arenas y todo el PP. Alguien duda que la decisión de no fusionarse es porque entre ellos han fraguado la posibilidad de que una caja amiga del PP opte a la compra de la entidad cordobesa. Porque no nos engañemos, a estos curas lo que les interesa no es que la caja quede en Andalucía, sino que en caso de que alguien tenga que controlarla que sea el PP, en definitiva… los suyos.

 Acaso alguien duda ya que el anagrama de CajaSur no es una paloma sino una “gaviota”. Yo creo que nadie.

 Y luego después de todo este embrollo, que si fusión si que si fusión no…, viene el momento de las necedades o de las payasadas. Ese Arenas abriendo una cuenta en CajaSur… ¿ahora?, para demostrar ¿qué?.

 Un gesto importante, por ejemplo, hubiese sido que Arenas y todos los cargos públicos del PP en Andalucía domiciliasen su nómina o sus retribuciones y pagasen sus impuestos por CajaSur, como hacemos otros desde hace muchos años. Lo demás son payasadas y tengo que decir que para ver payasos…, los que mejor lo hacen, con diferencia,  los del circo.

 Porque una cosa es que estemos cansados de tanto cinismo, y nunca mejor dicho, a cuenta de CajaSur y otra bien diferente que a los cordobeses se nos trate como tontos, con una puesta en escena que no se la creen ni los propios actores.

TEMPERATURA DEL PACTO POLITICO CONTRA LA CRISIS

Hemos de reconocer que gracias a los meteorólogos podemos diferenciar entre temperatura real y sensación térmica. Multitud de veces les oímos decir: “hace una temperatura de -2º, pero la intensidad del aire hace que  la sensación térmica sea de 10º bajo cero”.

 Bueno, pues yo estoy convencido que una cosa es la temperatura, es decir el comportamiento real de la economía y otra bien diferente es la sensación que se tiene sobre esa realidad. Por que evidentemente, cuando leemos las encuestas observamos que las personas no hacen la misma valoración de la economía en general, que de la suya propia.

 Y no quiero con este planteamiento ni desdramatizar, ni desviar la atención sobre la situación tan complicada que muchas personas están sufriendo como consecuencia de la crisis. Pero si es cierto que algunos se están aprovechando de esta mala coyuntura para obtener ventajas.

 En este caso me voy a referir al PP, que se ha convertido en ese “viento intenso y molesto” que propicia una sensación más extrema que la propia realidad. Todos estamos observando que si la situación es mala, ellos la ponen peor; si las previsiones son regulares ellos las transforman en malas; si son buenas dicen que se está mintiendo; si el gobierno gasta en protección social, ellos lo llaman despilfarro…

 Todo ello con el objetivo de cuanto “peor”, “mejor”, porque en el PP están convencidos que  cuanto peor le vaya a los ciudadanos, mejor les puede ir a ellos electoralmente. De ahí que hagan encajes de bolillos para intentar aparentar que quieren pactar cuando realmente no les conviene un pacto. Son conscientes de que en el momento que mejore la economía empezarán a bajar sus expectativas electorales. Por eso… ¿Alguien cree que verdaderamente el PP quiere llegar a un consenso contra la crisis? Yo solo me lo creeré cuando suelten de la mano las encuestas y la calculadora de contar desgracias. Pero… no lo van a hacer.

 En nuestra tierra tenemos un vivo ejemplo de tales prácticas, el caso del “campeón andaluz de la farsa”, Javier Arenas, que llevará anunciadas a los medios de comunicación como 300 o 500 o yo que se cuantas medidas para sacar a Andalucía de la crisis. Pero nunca las debate en el Parlamento… dice que no quiere fotos pero el otro día andaba como loco buscando una foto con el presidente Griñán para entregarle su último mamotreto. Y digo farsa porque el PP ni quiere, ni tiene un modelo económico para salir de la crisis. La prueba está en que en las Comunidades gobernadas por ellos como es el caso de Madrid, Valencia y Murcia, no sólo se destruye más empleo que en Andalucía, sino que además se realizan bastantes menos contrataciones, y en las tres también desaparecen más autónomos que en nuestra región. ¿Por qué no empiezan por aplicar allí todas sus medidas…? Pues simple y llanamente por que no valen…

 Lamentablemente, tanto en Andalucía como en España, el PP se ha suscrito a generar fuertes vientos de desconfianza y a “embarrar” la vida política. Cuando aún ni el “campeón”, ni “Esperpento Oña”, ni “DoberSanz” han pedido disculpas a Chaves por el caso Matsa, ahora se inventan otra historia, otro nuevo “charco”, a costa de un préstamo de CajaSur al Ayuntamiento de Estepona, del que sin lugar a dudas también van a salir escaldados.

 Y es que en el PP andaluz, por aquello de la sensación… térmica que les origina su propio caso Gürtel, no comprenden que hay políticos honestos y honrados que intermedian, y lo seguirán  haciendo, para que los Ayuntamientos que lo necesiten, puedan acceder a un préstamo con el fin de que los ciudadanos de ese municipio sigan recibiendo servicios municipales. Ni comprenden que eso también sea darle negocio a una caja andaluza y cordobesa para que gane dinero.

 Es penoso que el PP se espante porque una caja cumpla con su fin… que no es otro que prestar dinero y además ganar dinero prestando. Pero claro…, en la mente del PP andaluz y cordobés sólo existe el planteamiento de que el fin último de las cajas era convertirse en constructoras de pisos, que es lo a lo que se dedicó el presidente del PP cordobés, el Sr. Nieto, durante su estancia en el consejo de administración de CajaSur, lo que le costó su inhabilitación por no saber discernir entre realidad y sensación.

 Nieto tenía la sensación de que con la construcción iba a inflar de dinero a la caja y la realidad fue que la arruinó.

CAJASUR Y EL ESPESAMIENTO DEL PENSAMIENTO

Una de las mentes más privilegiadas del siglo XX, Albert Einstein, además de investigar también realizó reflexiones sobre cómo se han de afrontar los momentos y situaciones de crisis. En algunas de ellas comentó: “Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”, o “Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”.

Y es que la condición del ser humano siempre se ha caracterizado por sacar fortaleza de la adversidad para poder superarse o superar situaciones difíciles. Pero esta condición no es innata de todos/as, existen excepciones, pues hay quienes creyéndose mentes aventajadas en situaciones de normalidad, cuando han de afrontar problemas o coyunturas complicadas demuestran “poca altura de miras”, o más bien cierto “espesamiento del pensamiento”.

Digo esto porque muy recientemente se ha celebrado en Córdoba una reunión entre Aspromonte, sindicato mayoritario en CajaSur, y la Asociación de Trabajadores Autónomos ATA, que generó bastante expectación ya que ese mismo día el Banco de España le daba un ultimátum a dicha entidad financiera para fusionarse o ser intervenida.

En este encuentro, del que se hacen eco los medios de comunicación de la provincia, según ATA, se sacaron como conclusiones que el proceso “es claramente una absorción”, ya que en una fusión “no hay perdedores”. Y que con el planteamiento actual hay “dos perdedores, como son Córdoba y los trabajadores de Cajasur”, a los que ATA respaldará. A juicio de ATA, “ni Córdoba puede soportar la pérdida de más de 1.000 empleos, ni el lujo de perder la identidad de su caja”. 

Y después de tanta expectación me pregunto… ¿qué aportan estas afirmaciones a la solución del “problemón” de CajaSur? Porque desde luego las frases no son de romperse la cabeza aportando soluciones, más bien confunden…

Primero se dice que en una fusión no hay perdedores (eso es cuando las dos entidades van en igualdad de condiciones), pero la verdad es que CajaSur  ya de por sí ha perdido, pues de lo contrario no tendría la necesidad de fusionarse, o de ser “absorbida”, o de ser intervenida. Por lo tanto donde caiga CajaSur, cae un problema y no una “perita en dulce”. Y evidentemente ese problema no puede afectar a la solvencia de la otra entidad o entidades, de ahí la necesidad de un plan de negocio previo.

Con lo que si estoy de acuerdo es que quién pierde al final son las familias, los desempleados, los autónomos y las empresas cordobesas porque la situación de CajaSur está contribuyendo a que la reducción de los créditos al sector privado en nuestra provincia sea la mayor de Andalucía.

También  estoy de acuerdo en que Córdoba no puede soportar la pérdida de más empleo y que hay que darle la mejor solución a los trabajadores. Pero tampoco se puede soportar que los máximos dirigentes de la Caja, a los que no cita ATA, hayan puesto al borde del precipicio más de 1.000 puestos de trabajo, o el triple si no hay fusión.

Por lo que respecta a que Córdoba no puede soportar el lujo de perder la identidad de su Caja. La verdad es que ha sido un lujo que CajaSur haya modificado su razón de ser y en vez de hacer negocio prestando dinero a la sociedad cordobesa se haya dedicado a la especulación inmobiliaria, convirtiéndose en la Caja de los constructores, lo que la ha llevado finalmente a tan lamentable situación y a poner en jaque a más de 3.000 familias ¡menudo lujo de identidad…!

Pero vuelvo al principio… para solucionar el problema de CajaSur ahora ha de ser el momento de mayor avidez mental, de la altura de miras, de buscar una estrategia, de inventar para que la caja siga prestando un servicio a la sociedad cordobesa en función de su razón de ser, porque para “espesamientos” ya tenemos los de quienes han puesto en “grave riesgo” a la Caja.

CAJASUR; NIETO Y EL PP

Hay ciertas cuestiones que para la iglesia son pecado y en Córdoba una de ellas es hablar de CajaSur. Una caja de ahorros, la de los cordobeses…, perdón la de los constructores, controlada por el cabildo, que transformó totalmente su razón de ser y en vez de hacer negocio prestando dinero a la sociedad y a la economía cordobesa se dedicó a poner en riesgo la existencia de la misma como consecuencia de una excesiva inversión en el ladrillo. 

 Y es que, allá por el año 2004, el consejo de administración de CajaSur, sin participantes del PSOE y en el que se encontraba, entre otros, el parlamentario andaluz y flamante candidato a la alcaldía de Córdoba por el PP, José Antonio Nieto, siguiendo las directrices del gobierno del PP y de su ministro de Hacienda Cristóbal Montoro condujeron a esta entidad  a la senda del pelotazo inmobiliario sin prever los riesgos que ello conllevaría.

 El día 10 de octubre de 2002, en el Diario ABC, Cristóbal Montoro,  queriendo restar importancia a las advertencias del Banco de España sobre el excesivo nivel de endeudamiento, señaló que el incremento de endeudamiento de las familias españolas cuando adquieren una vivienda no preocupaba al Gobierno, «ya que la compra de un piso programa a largo plazo un incremento del nivel de ahorro, y eso es muy bueno». Además señaló que si la economía española atraviesa por un momento de crecimiento sostenido es gracias «a la fortaleza del sector inmobiliario». «Estamos creciendo cuatro veces más que la media europea -apuntó- y hemos recortado distancia a los países más desarrollados. Todo esto es gracias al comportamiento de la construcción, que ejerce de motor económico». Asimismo subrayó el papel de «actividad anticíclica» que está desempeñando el sector inmobiliario. En su opinión, el «boom» del mercado de la vivienda ha contribuido a un «círculo virtuoso» de la economía, al empujar la creación de empleo y, consecuentemente, la demanda de nueva vivienda.

 Esta era la irresponsable política económica y las recetas que el PP aplicaba allá donde participaba y ello incluía en su estrategia a las Cajas de Ahorros, circunstancia que finalmente originó, en el caso de CajaSur una sanción por el Banco de España al consejo de administración de la caja cordobesa con motivo de su elevada concentración de riesgo de la inversión crediticia en el sector inmobiliario.

 Ahora, que se ha conocido todo esto, Nieto no sólo no asume su responsabilidad sino que además se niega a reconocer que de aquellas aguas…, estos lodos y como resultado de todos estos despropósitos o bien la caja se fusiona con otra entidad solvente (de sobra es sabido que el PP desea que sea con otra caja de una comunidad autónoma gobernada por ellos) o bien debe ser intervenida por el Banco de España para evitar así males mayores a todos esos cordobeses y cordobesas que durante tantos años han depositada su confianza en esta entidad.

 Pero esto no queda ahí. Pues supongo que la debilidad de CajaSur también habrá tenido su influencia para que en la provincia de Córdoba se hayan reducido, durante el segundo trimestre de 2009 (comparado con el mismo período del año anterior), los créditos al sector privado un 3,29%. Ha sido, con diferencia, la provincia que más los reduce, por encima de Málaga que baja un 1,89%; de Almería que desciende un 0,74%; Jaén lo hace un 0,71%; Huelva un 0,60% de bajada; Cádiz un 0,17%; mientras que Granada con un 0,26% y Sevilla con el 0,03% incrementan el crédito al sector privado.

 Y arrastrada por esta circunstancia, también es Córdoba la provincia andaluza que menos reduce, entre enero y agosto de este año, el importe de la morosidad. Nos encontramos 24,38 puntos por debajo de la reducción media de la morosidad en Andalucía.

 Por tanto es loable que el PSOE cordobés haya puesto sobre aviso a los cordobeses y cordobesas para que no se dejen llevar por este tipo de gestores irresponsables que han llevado a CajaSur a un estado lamentable. Tan lamentable que, a tenor de los datos  que he comentado anteriormente, probablemente también pudiera estar teniendo un efecto negativo para que el crédito no llegue con fluidez ni a las familias, ni a los autónomos ni a las empresas cordobesas.

 Nieto debiera de reflexionar y abandonar el cinismo cuando hable de la fusión de CajaSur o de los problemas de las empresas, de los autónomos, de las familias, porque él ha ayudado a crear uno muy gordo, que dejará de ser pecado cuando se arrepienta y pida disculpas a los cordobeses y cordobesas, en vez de convertirse en otro “Querellator” como Javier Arenas.