REIVINDICANDO UN SOBRESUELDO

En la hemeroteca de la historia política española y andaluza habrán existido momentos bochornosos, pero creo que como el vivido ayer en el Parlamento andaluz, ninguno. Me parece ofensivo y vergonzoso que cien alcaldes del PP acudan a la sede parlamentaria de los andaluces a reivindicar sobresueldos, sobre-dietas y sobrecomplementos, en un momento de crisis en el que muchas personas están sin salario y sin protección por desempleo.

Y es que en la derecha no sólo se creen seres superiores en lo político y en lo social, sino que además y sobre todo tienen que diferenciarse del resto de los mortales en lo económico. No en vano el PP ha hecho, como una práctica habitual, que sus máximos responsables cobren “duplicidad y triplicidad” de salarios, dietas y complementos. Entre ellos tenemos a Rajoy, Cospedal, Arenas y un largo etc, que son la clase VIP de la política y de la incongruencia porque a su vez tienen la cara dura de hablarle a los ciudadanos de austeridad.

Por tanto la cúpula del PP está dando un ejemplo que sienta precedentes. Arenas no puede defender ahora “una persona-un cargo-un salario” por que él no practica con el ejemplo. Es más, imagino que el reto de todos sus alcaldes será aspirar al salario que cobra su líder o al menos a seguir cobrando por dos o tres sitios.

Pero lo peor de todo esto no es el enriquecimiento mediante la política, es que además Arenas trata con desprecio a los andaluces. Un desprecio que se traduce en intentos permanentes de engañar a nuestra gente. El campeón propuso en 2004 y en 2008 que en política una persona tuviera un solo cargo. Hoy se desdice y defiende la duplicidad de cargos, de salarios de complementos y de dietas. No solo lo defiende, sino que además moviliza a cien alcaldes para seguir reivindicado su sobresueldo personal y el de sus 17 alcaldes. Por tanto Arenas lleva siete años mintiendo a los andaluces con la incompatibilidad de cargos.

Arenas ha realizado constantes llamamientos a la austeridad. Incluso llegó a decir que en Andalucía nadie debía ganar más que el presidente Griñán y mira por donde, cuando se conoce su declaración de renta, por valor de casi 30 millones de las antiguas pesetas al año, resulta que cobra casi el doble que nuestro presidente dela Junta.Otramentira más, pues pedía austeridad para todos los andaluces menos para él.

Y nos ha mentido también al hablar y pregonar a diestro y siniestro la transparencia. Claro que una cosa es pregonar y otra bien diferente dar trigo. Porque Arenas se vio entre las cuerdas cuando el presidente Griñán entregó sus tres últimas declaraciones de renta antela Mesadel Parlamento. A partir de entonces al campeón de las mentiras se le cayó el mundo encima. Incluso llegó a “hacerse trampas en el solitario” buscando a un notario amigo para intentar justificar lo injustificable y es que por muchas vueltas que le de, Arenas gana en torno a los 178.000 € anuales.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que Arenas no es una persona de fiar pues siempre dice lo contrario de lo que realmente hace. Una persona que aspira a ser presidente de los andaluces no puede ser un mentiroso compulsivo. Y es que el campeón se ha convertido en un fraude como persona y como político.

Todo esto nos lleva también a la conclusión de que en este momento, en el que muchas personas han perdido su empleo, en el PP, que se les llena la boca de solidaridad y ayuda a los que no tienen, no están dispuestos a perder parte de sus privilegios. En definitiva, nos lleva a la conclusión de que en el PP se teoriza muy bien pero se practica muy mal.

Anuncios

El top 5 salarial de la cúpula del PP.La austeridad pregonada…

Desde la llegada de Cospedal a la Secretaría General del PP, los sueldos de los dirigentes se han disparado
 
Lujo y nóminas millonarias en la ‘Séptima Planta’ de Génova
 
Desde la Secretaría General del PP se autoriza todos los meses el pago de nóminas y gastos corrientes y de funcionamiento del partido, que pasan también por las manos de la Tesorería ‘popular’. Ambos departamentos, regidos por María Dolores Cospedal y José Manuel Romay Beccaría (sustituto de Luis Bárcenas, imputado por supuesta corrupción), libran todos los años varios millones de euros para el pago nominal de la cúpula directiva que ocupa lo que en la sede conservadora de la calle Génova se conoce como ‘Séptima Planta’ o planta noble, donde Rajoy, Cospedal, Mato, Arenas o Pons tienen sus respectivos despachos.
 

No hay ni un solo miembro de la cúpula de PP con despacho abierto en la llamada Séptima Planta de la sede nacional que no esté pluriempleado y, por lo tanto, que no reciba un mínimo de dos sueldos, uno público (bien por el Senado, bien por el Congreso) y un segundo semipúblico que complementa mensualmente el partido a la élite directiva que ocupa esta planta noble, donde el lujo y las abultadas nóminas de sus moradores son el pan nuestro de cada día.

Un mínimo de 600.000 euros
De esta forma, ELPLURAL.COM ha podido saber que todos los años las arcas “populares”, nutridas en un 90% por dinero público (de los 82,3 millones de euros que destina el Estado a los partidos políticos, el PP recibió el año pasado 35 millones de euros), reservan un mínimo de 600.000 euros para pagar las nóminas de la “crème de la crème” de su Comité Ejecutivo (Rajoy, Cospedal, Mato, Pons y Arenas), que perciben cantidades atendiendo a su rango y cargo, como si se tratara de una casta especial que vive de espaldas al resto del edificio de la madrileña calle Génova.

Millonaria renovación de la planta noble
Casta que para Cospedal habitaba una superficie inapropiada al glamour político del Comité Directivo del PP. De ahí que lo primero que hiciera al tomar posesión de la Secretaría General del partido fuera emprender una costosa remodelación y redistribución de la Séptima Planta, con la sustitución del antiguo mobiliario por un diseño vanguardista que, según fuentes del partido, “costó un ojo de la cara”. Pero cualquier inversión era poca para albergar a la élite “popular”, incluida la contratación de destacados captadores de tendencias.

En el top número 1: Rajoy y su medio millón
Así las cosas, el top ten salarial de la Séptima Planta está encabezado por el presidente del partido, Mariano Rajoy, cuyos ingresos forman parte de uno de los secretos mejor guardados del país. Aún así, sabemos que el PP le paga un sueldo de 150.000 euros (dietas y representación aparte), que sumado a los cerca de 70.000 por su condición de diputado nacional, más los probables 325.000 en su calidad de registrador de la propiedad, nos arroja un saldo superior al medio millón de euros, todo un récord para un político en activo.

En el top número 2: Cospedal y sus 225.000 euros
Pero en la Séptima Planta el mayor sueldo del PP no es el del “jefe”. No, la mayor retribución corresponde a la secretaria general, María Dolores Cospedal, que el año pasado declaró haber ingresado 167.864,98 euros procedentes de las arcas del PP. Cantidad a la que renunciará “cuando proceda” y que suma ahora a los 87.707,33 euros que son los que recibía su antecesor en la Presidencia de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda. De mantener ambos sueldos, que la ley le permite, Cospedal pasaría a ganar 255.000 euros, 25.000 más que los declarados en 2010.

En el top número 3: Mato y sus 190.000 euros
La tercera nómina de la planta noble tiene como propietaria a la “niña mimada” del presidente; esto es, a la vicesecretaria de Organización y Electoral, Ana Mato, que a su sueldo de diputada por Madrid (cerca de 70.000 euros) hay que añadir la cantidad aproximada de 120.000 euros que recibe del partido. Un devengo ligeramente superior al percibido por los otros dos vicesecretarios.

En el top número 4: Arenas y sus 178.179 euros
Tal es el caso del vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas, que tras pedir a todos los diputados, alcaldes y concejales de Andalucía que se bajaran el sueldo, ahora sabemos que no se aplica su propia medicina y cobra, además de 69.310,64 euros del Senado,  un complemento aportado por el PP que solo el año pasado ascendió a 95.674, más otros 10.000 euros de indemnización de la Cámara autonómica, lo que le convierte en el diputado andaluz mejor pagado, incluido el presidente Griñán, que cobra 85.131 euros

En el top número 5: Pons y sus 170.000 euros
Cierra la lista de la casta dineraria de la Séptima Planta, Esteban González Pons. Aquel que dijo que su padre era un pensionista con problemas para llegar a fin de mes, se embolsa todos los años el sueldo de diputado nacional por Valencia, superior a los 70.000 euros, más otros posibles 100.000 (cantidad aún por precisar por el PP, pero que no puede ser inferior a la recibida por Arenas, 95.674) por su condición de el vicesecretario de Comunicación.

Y eso sin contar a todo el Comité Ejecutivo
Si a estas nóminas les agregamos los sueldos de otros miembros del Comité Ejecutivo del PP, como los coordinadores de área Juan Carlos Vera, Cristóbal Montoro, FedericoTrillo-Figueroa, Ana Pastor, Miguel Arias Cañete y Jorge Moragas, entre otros, la mayoría también diputados pluriempleados en el PP, entones, la nómina se eleva a varios millones de euros. Todo ello en aras de la austeridad reivindicada por Cospedal en Castilla-La Mancha.

El Plural.com

Al Partido del Pánico sólo le interesa la Banca y la Moncloa.

Es lamentable que la principal fuerza política de la oposición se dedique permanentemente a generar alarma social. Lo está haciendo con la economía, con el sector financiero, con el estado de derecho, con la convivencia pacífica de las autonomías, con la salud y ahora le ha tocado a las relaciones exteriores con un país vecino, Marruecos. Pero ya nada extraña porque se trata de una estrategia electoralista que ha convertido al PP en el Partido del Pánico, cuyo único objetivo es propiciar desánimo en la ciudadanía y desapego de la política.

 Que a Rajoy, Cospedal, Arenas, Montoro y Pons le traen al fresco la acción contra la crisis es una evidencia, porque al PP ahora mismo sólo le interesan dos cosas: la Banca y la Moncloa.

 Y a las pruebas me remito… en estos dos largos años de crisis Rajoy sólo ha pactado dos cosas con Zapatero, el rescate del sector financiero español y la modificación de la Ley de Cajas de Ahorro, cuestiones que ponen de manifiesto cuales son los verdaderos intereses del PP. Porque en Andalucía sucede lo mismo, Arenas sólo está poniendo todo su énfasis en el sector financiero. Es en la única materia en la que muestran cierta disponibilidad a pactar, aunque luego brindan con champán cuando una caja, como CajaSur, sale de Andalucía.

 Lo demás no va con ellos… Las inversiones públicas para dinamizar la economía y frenar la destrucción de empleo como el Plan E, o el Proteja en Andalucía… eso es un despilfarro que sólo sirve para acerados dicen, pero sin embargo todos sus alcaldes han puesto la mano para recibir estos fondos; las líneas de incentivos a la actividad emprendedora y los autónomos las critican; en cuanto al incremento de la protección por desempleo comentaron que es incentivar el paro; en la reforma del mercado de trabajo, después de autoproclamarse como el partido de los trabajadores, sólo se mojan para recortar derechos como el de huelga y así sucesivamente.

  En fin, como se puede ver el PP no han querido pactar nada que suponga, en estos momentos de crisis, darle oxígeno a la economía, a las PYMES, a los autónomos o a las personas desempleadas, porque ellos son de la opinión que cuanto peor le vaya a España mejores sarán sus expectativas electorales. Ahora bien por la Banca si se mojan…

 Y el otro interés desmedido es la Moncloa, ese sillón ansiado por Rajoy que pretende conseguirlo instando constantemente al anticipo electoral, para ocupar la sede de la presidencia del gobierno de España “sin despeinarse”. Una actitud absolutamente irresponsable y mezquina cuando desde la oposición se tiene la basa democrática de la moción de censura. Pero tal y como han reconocido no tienen apoyos suficientes para presentarla. ¿Porqué?, porque el PP no es creíble, porque no tiene un plan para sacar a España de la crisis y porque el único proyecto político que tienen es el del oportunismo, y eso lo saben todos los partidos de la oposición y la mayoría de los ciudadanos.

EL PP PARTIDO DE LOS TRABAJADORES

Visto lo visto, en estos momentos, también podría haberse denominado Partido de los Parados. Pero no porque defiendan a quienes pierden su empleo, sino porque en el PP sólo se dedican a “contar personas paradas”  y su felicidad es máxima cuando lo hacen al alza.

 Ellos, ahora mismo estarían en un estado de excitación y gozo plenos si en vez de bajar el paro en Andalucía y en España, tal y como está sucediendo, estuviésemos ya en el millón y medio o en los cinco millones de parados respectivamente. Evidentemente ante la crisis que estamos padeciendo, las mentes “populares” sólo albergan un deseo…, cuanto peor…, mejor. Es decir cuanto peor les vaya a los españoles y a los andaluces mejores serán sus expectativas electorales. Y de ahí no van a salir porque en sus cabezas no están las imágenes de las personas que lo están pasando mal, la única foto con la que sueñan es la de Moncloa.

 Y es que con motivo de la publicación de los datos de paro registrado del mes de Junio, nadie ha oído a Rajoy, Soraya, Cospedal, Montoro, Pons, Arenas, Sanz, Oña, ni nadie que se les parezca…, hablar de la evolución positiva del paro registrado en España y en Andalucía. ¿Cómo es posible que un autoproclamado partido de los trabajadores no se alegre de que cada vez haya más personas que abandonan las listas del paro?

 Pues no se alegran porque los guiños a los trabajadores forman parte de su farsa. Forma parte de esa forma mezquina de hacer política con las desgracias humanas. Forma parte de la dualidad del pensamiento conservador español, capaz de ponerle una vela a Dios y otra al diablo. De decir una cosa y la contraria, de vender públicamente que defienden a la clase trabajadora, cuando realmente le estaban “dando clase” a Díaz Ferrán para que dinamitara el diálogo social y que no hubiese acuerdo en cuanto a la reforma del mercado de trabajo.

 Un partido de los trabajadores que lleva “azuzando” a los sindicatos durante dos años para que hagan huelgas. Pero ¡ojo… a ver que tipo de huelga hacen!, porque si no es contra Zapatero, la huelga ya no vale. Si la huelga es como la del metro de Madrid, entonces se trata de una huelga política promovida por el gobierno socialista contra el PP. Y entonces se olvidan de que son el partido de los trabajadores y exigen una ley de huelga para mermar los derechos fundamentales y constitucionales del trabajador.

 Por tanto en el PP no habrá habilidad, o ganas, de arrimar el hombro en la lucha contra la crisis, pero en el arte de los discursos populistas sin contenido ni soluciones, en la maestría de retorcer los argumentos y en la maña de distorsionar la realidad,  son unos verdaderos artistas.

 Pero todo esto lo hacen porque se han convertido en un partido deshumanizado, sin valores ni principios, que no persigue el interés general de los ciudadanos sino el propio. Y estoy convencido que en su momento la gente, que es más larga de lo que cree el PP, dará cuenta de ello.

¿A CASO SE PUEDE SOPLAR Y SORBER A LA VEZ?

Pues se ve que sí… que esa es una virtud que sólo tienen en el PP. Porque ya nadie se extraña de que un día Rajoy aparezca almorzando con Díaz Ferran, el presidente modélico de los empresarios españoles, para preparar las maltrechas reuniones del diálogo social y al poco tiempo veamos a la Cospedal diciendo que ellos son el partido de los trabajadores. Y es que con tal de intentar captar un voto son capaces de ponerle una vela a Dios y otra al diablo.

  Llevan mucho tiempo exigiendo una reforma laboral, y ahora que el gobierno la aprueba la Cospedal dice que no es la reforma que necesita España. Y como yo…, creo que mucha gente también se preguntará si la reforma que pretende el PP es la que quieren los empresarios o por el contrario la que desean los sindicatos, porque nada tiene que ver un planteamiento con el otro.

 De todas formas, si al final la reforma se tramita como Ley, es evidente que el PP va a tener que  mojarse y decir de una vez por todas, si está con los empresarios o con los trabajadores. Desde luego yo no necesito esperar a ese debate porque tengo muy claro donde está el PP…

 Un PP que siempre ha pedido austeridad y que cuando el gobierno lleva las medidas de recorte del gasto público al Congreso las votan en contra. Medidas que por cierto están avaladas por todos los organismos de la Unión Europea y por gobiernos de su mismo color político, pero que al contrario de la derecha española si reman en la misma dirección y meten el hombro para que todos los europeos salgamos cuanto antes de la crisis.

 Un partido popular que ahora se queja permanentemente del endeudamiento de nuestro país mientras que cuando ellos gobernaron incitaban constantemente al endeudamiento de las familias: el 10 de octubre de 2002, el por entonces Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro,  afirmó en ABC que el incremento de endeudamiento de las familias españolas cuando adquieren una vivienda no preocupa al Gobierno, «ya que la compra de un piso programa a largo plazo un incremento del nivel de ahorro, y eso es muy bueno». Es decir hoy se quejan del un endeudamiento masivo que ellos provocaron   que llevó a la banca a prestar incluso lo que no tenía y que ha derivado en esta gran crisis financiera.

 Y así son… capaces de decir una cosa y la contraria. Eso sí… sin ruborizarse. Capaces de soplar y sorber a la vez por tal de sacar réditos electorales de una coyuntura tan lamentable como la que estamos sufriendo todos los españoles y los europeos.

LA AÑORANZA DEL FRANQUISMO MENOSCABA LA DEMOCRACIA

El pasado sábado participé en el acto que diversos colectivos organizaron ante los Juzgados de Córdoba para mostrar su apoyo y solidaridad con el juez Garzón. Y tengo que decir que nunca he estado tan convencido de asistir a un acto como lo hice a éste.

 Fundamentalmente porque me sirvió para rememorar que mi abuelo, también Manuel Aguilar, fue fusilado por el franquismo. Me sirvió para recordar que dejó viuda y cuatro hijos y que fue enterrado en una fosa común del cementerio de Baena sin que todavía su familia haya podido darle sepultura junto a los suyos…

 Y también me sirvió para manifestarle mi apoyo a ese hombre que ha intentando, no abrir viejas heridas como dicen en el PP sino hacer justicia y que la memoria de esas personas y sus restos no caigan en el olvido.

 Pero claro, la guerra civil es un episodio importante de la historia de nuestro país que al parecer a algunos les escuece, fundamentalmente a la derecha extrema, a esos que se denominan manos limpias y falange, ubicados en el PP, que parecen haberse postulado como herederos ideológicos del fascismo que doblegó la voluntad popular y la democracia durante cuarenta años en España.

 Son esos mismos que pueden permitirse el lujo de aliarse con la cúpula de la iglesia y manifestarse contra el gobierno, los mismos que critican a la policía, a los fiscales y a los jueces cuando son ellos los investigados. Son esos que, cuando otros salen a la calle y se expresan libremente, dicen que se está poniendo en peligro la democracia.

 Son esos mismos cínicos que añoran el franquismo y que por eso hoy día, allá donde gobiernan, mantienen símbolos, denominaciones de plazas y de calles con nombres de fascistas que durante muchos años sometieron por la fuerza al pueblo español.

 Esa añoranza del franquismo, ese fusilamiento permanente del estado de derecho cuestionando a la policía, a los fiscales, a los jueces…, ese si es el comportamiento, señora Cospedal, que menoscaba la convivencia democrática en España.

 Y es que la democracia española y nuestra Constitución han cerrado de tal forma las heridas del pasado que permite la apología del franquismo, pues cualquier nostálgico de los que se encuentran en el PP puede cantar el cara al sol, hacer el saludo fascista, rezar en el valle de los caídos y mantener el nombre de generales golpistas y falangistas en zonas públicas. Situaciones que no ocurren ni en Alemania ni  en Italia, ambas con un pasado similar.

 Por tanto, que no vengan a darnos clases de democracia quienes permanentemente la están cuestionando.

Cospedal…, o pruebas o dimisión.

El Estado de Derecho debiera de actuar con firmeza sobre aquellos personajes que acusan públicamente de cuestiones muy graves sin presentar pruebas ni denuncias ante la Justicia…

O pruebas o dimisión

Los líderes del PP deben sustentar sus gravísimas acusaciones o abandonar la política

El partido Popular, principal grupo de la oposición y formación que aspira a gobernar España, volvió a sorprender ayer a la ciudadanía con el anuncio de que medita denunciar ante las instituciones europeas las presuntas escuchas ilegales a sus dirigentes. Esta vez fue Esteban González Pons, responsable de comunicación del partido de Rajoy, el autor de la ocurrencia. Cuando se cumplen varios días sin que el PP haya presentado una sola prueba de las gravísimas acusaciones lanzadas por su número dos, María Dolores de Cospedal, otro algo cargo del partido vuelve a superar las líneas rojas de la decencia democrática para ayudar a incendiar la política de este país, poner bajo sospecha las instituciones sobre las que descansa el ejercicio de nuestra democracia y atosigar a los ciudadanos con más crispación.

Basta ya. Los ciudadanos, que han asistido estupefactos esta semana a una escalada de tensión de las peores que se recuerdan, no tienen por qué soportar el cinismo de dirigentes políticos capaces de todo con el único objetivo de desviar la atención de los casos de corrupción que padecen. Si la estrategia ideada por el PP ante los gravísimos escándalos de Valencia, Madrid, y ahora Mallorca, entre otros, es derribar el edificio institucional a base de tremendas acusaciones sin pruebas, algunos de sus dirigentes deberían presentar la dimisión y aliviar a los ciudadanos de su presencia. Es inaceptable que una representante política de la categoría de María Dolores de Cospedal acuse sin pruebas al Gobierno, a la Fiscalía General del Estado, a los cuerpos de seguridad, a los servicios de inteligencia y a los jueces de cometer delitos más propios de un Estado totalitario que de una democracia europea. Si la número dos del PP no acude a los tribunales con las pruebas que sustenten sus acusaciones, debe abandonar la política. La democracia son procedimientos. Quien no los respeta no merece representar a los ciudadanos. No es la única. A su lado, otros importantes dirigentes del PP, como Cristóbal Montoro, contribuyen al desastre con la exigencia de que debe ser el Gobierno quien demuestre que las acusaciones son falsas. ¿Y Rajoy? El líder popular parece avalar, en ocasiones con su silencio, en ocasiones con sus palabras, la huida hacia adelante. ¿Es éste el estilo con el que aspira a conquistar La Moncloa?

Frente al fundado temor de que las olas de la corrupción continúen dejando indicios en la playa de Génova, y ante el temor de que el Supremo reabra el caso Camps ante la escandalosa insolvencia jurídica del auto de archivo emitido por el tribunal valenciano, el PP pretende amedrentar a jueces, fiscales, policías y periodistas, y, de paso, desmotivar a la ciudadanía, convencido de que no pagará costes electorales. Sus dirigentes deberían recordar que el Estado de derecho tiene la suficiente fortaleza, demostrada en otras ocasiones, para soportar las embestidas de políticos sin escrúpulos.

Editorial de El País.- 9 de Agosto de 2.009