¡Dos meses sin oir al PP hablar de paro…!

Quién tanto se preocupa de que suba el paro, debiera alegrarse cuando este baja, pero en el PP, la alegria sólo es inmensa si cada mes pudiesen salir a los medios de comunicación haciendo recuento de personas paradas, pero como les sienta mal que no ergorden las listas del paro entonces permanecen callados. Ya llevan dos meses de absoluto silencio, un silencio que, como dure mucho tiempo, va a acabar autoenvenenándolos de tanto morderse la lengua. 

El descenso de paro registrado durante el mes de junio es una “muy buena noticia” para toda la sociedad española y andaluza, excepto para el PP y los  Rajoy, Javier Arenas, Cristóbal Montoro…, que por segundo mes consecutivo no podrán utilizar la estrategia de jugar con el dolor de aquellas personas que pierden su empleo para intentar ganar un puñado de  votos.

Las propias estadísticas destacan que se trata del mejor dato de un mes de junio en los últimos siete años. Aún así, tal circunstancia requiere prudencia a la hora de diagnosticar la superación de la actual coyuntura económica, pues es preciso que transcurra más tiempo para que este dato sea indicador de un definitivo cambio de tendencia.

La evolución del paro registrado en España y en  nuestra Comunidad Autónoma durante este mes pone de manifiesto, aunque el PP no quiera reconocerlo ni quiera arrimar el hombro, que la economía española y andaluza siguen manteniendo su fortaleza y que las medidas puestas en marcha por ambos ejecutivos (regional y nacional) dan resultados.

La misma fortaleza que mantienen los socialistas en cuanto a que la hoja de ruta del PSOE, en la lucha contra la crisis, no admite que el coste de la misma recaiga sobre las personas trabajadoras; por tanto, no incluye en ningún caso el abaratamiento del despido, por mucho que vocifere en ese sentido el PP y la patronal que lo subvenciona.

El PP debiera de una vez por todas ser capaz de dedicarse a hacer política de altura, a prácticar la política con mayúsculas implicándose de lleno al apoyo de medidas para que nuestro país salga  fortalecido de esta crisis y los empresarios debieran impulsar el diálogo social en vez de convertirse en “mecenas” que subvencionan campañas electorales del PP y correas de transmisión del acoso permanente al gobierno. La prueba está en que previo a la última reunión del diálogo social, horas antes almorzaron con Rajoy y llegaron a dicha reunión con un giro radical de planteamientos.

La estrategia es más que evidente…, no puedo hablar de paro, pues entonces dinamito el diálogo social para que el gobierno, empresarios y sindicatos no lleguen a acuerdos…, y que eso nos lleve a la inestabilidad política.

En cualquier caso, estoy convencido que mi petición es como pedirle peras al olmo. No se puede pedir sensatez ni responsabilidad donde sólo existen insensatos, irresponsables e incoherentes .

Anuncios

Brotes verdes del empleo