REIVINDICANDO UN SOBRESUELDO

En la hemeroteca de la historia política española y andaluza habrán existido momentos bochornosos, pero creo que como el vivido ayer en el Parlamento andaluz, ninguno. Me parece ofensivo y vergonzoso que cien alcaldes del PP acudan a la sede parlamentaria de los andaluces a reivindicar sobresueldos, sobre-dietas y sobrecomplementos, en un momento de crisis en el que muchas personas están sin salario y sin protección por desempleo.

Y es que en la derecha no sólo se creen seres superiores en lo político y en lo social, sino que además y sobre todo tienen que diferenciarse del resto de los mortales en lo económico. No en vano el PP ha hecho, como una práctica habitual, que sus máximos responsables cobren “duplicidad y triplicidad” de salarios, dietas y complementos. Entre ellos tenemos a Rajoy, Cospedal, Arenas y un largo etc, que son la clase VIP de la política y de la incongruencia porque a su vez tienen la cara dura de hablarle a los ciudadanos de austeridad.

Por tanto la cúpula del PP está dando un ejemplo que sienta precedentes. Arenas no puede defender ahora “una persona-un cargo-un salario” por que él no practica con el ejemplo. Es más, imagino que el reto de todos sus alcaldes será aspirar al salario que cobra su líder o al menos a seguir cobrando por dos o tres sitios.

Pero lo peor de todo esto no es el enriquecimiento mediante la política, es que además Arenas trata con desprecio a los andaluces. Un desprecio que se traduce en intentos permanentes de engañar a nuestra gente. El campeón propuso en 2004 y en 2008 que en política una persona tuviera un solo cargo. Hoy se desdice y defiende la duplicidad de cargos, de salarios de complementos y de dietas. No solo lo defiende, sino que además moviliza a cien alcaldes para seguir reivindicado su sobresueldo personal y el de sus 17 alcaldes. Por tanto Arenas lleva siete años mintiendo a los andaluces con la incompatibilidad de cargos.

Arenas ha realizado constantes llamamientos a la austeridad. Incluso llegó a decir que en Andalucía nadie debía ganar más que el presidente Griñán y mira por donde, cuando se conoce su declaración de renta, por valor de casi 30 millones de las antiguas pesetas al año, resulta que cobra casi el doble que nuestro presidente dela Junta.Otramentira más, pues pedía austeridad para todos los andaluces menos para él.

Y nos ha mentido también al hablar y pregonar a diestro y siniestro la transparencia. Claro que una cosa es pregonar y otra bien diferente dar trigo. Porque Arenas se vio entre las cuerdas cuando el presidente Griñán entregó sus tres últimas declaraciones de renta antela Mesadel Parlamento. A partir de entonces al campeón de las mentiras se le cayó el mundo encima. Incluso llegó a “hacerse trampas en el solitario” buscando a un notario amigo para intentar justificar lo injustificable y es que por muchas vueltas que le de, Arenas gana en torno a los 178.000 € anuales.

Todo esto nos lleva a la conclusión de que Arenas no es una persona de fiar pues siempre dice lo contrario de lo que realmente hace. Una persona que aspira a ser presidente de los andaluces no puede ser un mentiroso compulsivo. Y es que el campeón se ha convertido en un fraude como persona y como político.

Todo esto nos lleva también a la conclusión de que en este momento, en el que muchas personas han perdido su empleo, en el PP, que se les llena la boca de solidaridad y ayuda a los que no tienen, no están dispuestos a perder parte de sus privilegios. En definitiva, nos lleva a la conclusión de que en el PP se teoriza muy bien pero se practica muy mal.

El sueldo de Esperanza Aguirre y los cargos de la Comunidad de Madrid.

Algunos políticos, ante la falta de iniciativas y de medidas concretas para luchar contra la crisis, se dedican a pregonar de manera vergonzante y demagógica la austeridad de las administraciones que gobiernan. Es el caso del anuncio realizado por Esperanza Aguirre sobre la bajada en un 2 por ciento de los sueldos de los altos cargos de la Administración autonómica de Madrid.

Sin embargo, la ‘popular’ “Espe”, gana casi un “30 por ciento más” que el jefe del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán.  Y es que Aguirre tiene un sueldo de 105.883 euros anuales y José Antonio Griñán, de 81.155 euros, por debajo incluso de un director general en la administración autonómica madrileña, que cobra 89.824,4 euros anuales frente a los 63.514 de uno andaluz.

Un consejero del Gobierno de Madrid cobra 97.376,8 euros al año, frente a los 79.873 euros de un consejero del Gobierno andaluz, mientras que los viceconsejeros están, respectivamente, en 93.143,1 y 70.004 euros anuales.

El cinismo del PP se nota cuando hace grandes discursos sobre austeridad pero luego practica todo lo contrario, con claros ejemplos como el de Madrid o en Andalucía, donde los alcaldes del PP son los que más ganan, como el de Huelva, Pedro Rodríguez.

Por tanto, el  presidente del PP-A, Javier Arenas,  debiera trasladar a las comunidades gobernadas por los populares y a los ayuntamientos, la tabla de salarios que hay en la administración andaluza, donde se demuestra que se trabaja desde la austeridad y por supuesto aprobando medidas, como las 42 adoptadas recientemente por el Parlamento Andaluz que supondrán una movilización de más de 5.000 millones de €,  complementarios a la bateria de medidas ya puestas en marcha para que Andalucía pueda salir cuanto antes de la crisis y además fortalecida.